cuatro razones para apostar por las piscinas prefabricadas

am_79222_2357604_618118

 

Por todos es sabido que no existe ningún sistema perfecto, ni cuando tenemos dos opciones existe alguna que “barra” en ventajas literalmente a la opuesta.

No obstante, en este artículo queremos recalcar cuales son algunas de las principales 4 razones para apostar por las piscinas prefabricadas.

Si bien está la eterna pregunta de ¿qué es mejor: una piscina de obra o una piscina de poliéster?, dependiendo del establecimiento al que vayas te ofrecerán un producto u otro en base a lo que ellos comercialicen.

Este artículo pretende hacer un breve resumen de cuáles son las principales ventajas de las piscinas de poliéster.

En primer lugar, las piscinas de poliéster son más económicas que las de obra. Y este ahorro, que puede parecer nimio, puede suponer hasta un 10% o un 20% más económico en el precio de la piscina de poliéster, respecto a construir una piscina de obra.

¿Os acordáis de esos días sin IVA que hay en algunas tiendas? Pues echad cuentas si os sale es rentable. La diferencia se podría resumir en eso, una diferencia en el precio que es lo que podría suponer ahorrarnos ni más ni menos que el impuesto del valor añadido.

Sin duda dependiendo de la cuantía global de la piscina, puede ser un buen ahorro.

En segundo lugar, como apuntan desde piscinasprefabricadasweb.com, las piscinas de poliéster son más rápidas de instalar. Esto tiene su razón de ser. Y es que en realidad las piscinas de poliéster consisten en, por así decirlo, insertarlas en el terreno y dejarlas bien ancladas.

No es una diferencia muy grande en el tiempo, pero si de la instalación de tu piscina depende, por ejemplo, que tengas que dedicarte en exclusiva algunos días a ello, la menor tardanza en el tiempo de instalación sin duda lo agradecerás.

Además, es una instalación más limpia y son más seguras debido al material con el que están construidas. Así es, las piscinas de poliéster son más seguras en especial si tienes niños.

Cómodas escaleras, lo que en gran parte hace que sea menos aparatoso bañarse en ellas y menos peligroso, dada la amplitud con la que cuentas para entrar y salir del baño.

Y por último, las piscinas de poliéster son más fáciles de mantener. Tanto el hecho de que no se desconchen como el mero hecho de que el color de la piscina venga ya con la propia instalación, son factores que hay que tener en cuenta si queremos ser objetivos a la hora de instalar nuestra piscina prefabricada.

Hemos hecho un breve análisis, ahora te toca elegir a ti cuáles de estas ventajas se adaptan más a las preferencias que tienes a la hora de elegir tu piscina.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.