Lugares de Barcelona donde poder leer al aire libre

Hay tantas Barcelonas como calles tiene la ciudad, y también hay una destinada para aquellos que quieran estudiar al aire libre o tener un espacio para la reflexión en épocas de exámenes: esas épocas en las que nos enclaustramos y pedimos a gritos acabar con las cuatro paredes que nos mantienen cautivos en bibliotecas, centro de estudios o incluso residencias de Barcelona perfectamente equipadas. ¿A qué rincones puedo acudir para repasar mientras tomo un poco el aire sin perder la calma necesaria para el estudio?

Nova Icària: a los pies del Mediterráneo

En pleno paseo marítimo entre las playas de Nova Icària y Bogatell encontramos un espigón repleto de bancos de piedra mirando al mar. Sin duda alguna, el rincón favorito para la lectura de muchos barceloneses de a pie que no tienen ni que desprenderse de sus ropajes ni esperar al buen tiempo para aprovechar un día de playa frente al Mediterráneo.

Es una auténtica gozada en pleno invierno los días en los que no hace demasiado viento, disfrutar del susurro del oleaje mientras se lee relajadamente. Hecho que puede ser perfectamente aplicable al estudio.

G2J_RUS_tumbonas-piedra

Imagen: europaenfotos.com

 

Los bunkers del Carmel

Aunque la reciente gentrificación que está produciéndose en la zona ha hecho de esta colina anteriormente ignorada, todo un punto de encuentro y un enclave turístico más, subir a lo alto del turó de la Rovira y presenciar toda Barcelona a tus pies puede servir de auténtico estímulo para que tu estudio y tu fuerza de voluntad te lleve bien lejos, a lo más alto.

 

El mirador del Migdia

De turó a turó, aunque en esta ocasión con vocación de montaña. Y no es otra que la afamada Montjuïc, en cuya ladera que mira hacia el puerto de mercancías encontramos un templo para la relajación entre pinos mediterráneos que nos hace respirar paz por los cuatro costados. Nada mejor para retener una lección que recordar esta idílica postal como el momento en el que asimilaste aquel capítulo.

 

Plaza de la Concordia

Barcelona tiene entre sus encantos el ocultar en cada barrio un rincón que esconde pasado a pueblo. De esta forma paseando por Gràcia no es complicado encontrar plazas salidas del mejor entorno rural, a Sarriá no le falta su iglesia de piedra caliza y en Sants la plaza Osca nos transporta a una plaza mayor de pueblo de montaña. Pero es en la casa del F.C. Barcelona, Les Corts, donde encontramos uno de los ejemplos más peculiares de oasis de calma dentro de la nerviada que es la ciudad.

En la coqueta plaza de la Concordia encontraremos una zona abierta entre casas de dos plantas con fachadas modernistas y la iglesia del Remei presidiendo la estampa, a tan sólo dos minutos de la Diagonal y del centro comercial L’Illa, todo un espacio para el disfrute y donde la invitación a la lectura llega de igual forma que un buen vermut.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.