Preguntas y respuestas frecuentes sobre la eliminación de tatuajes

En torno a la industria del tatuaje existen una gran cantidad de cuestiones que necesitan ser resueltas antes de tomar cualquier decisión. Desde hace varios años, los tatuajes se han convertido en uno de los elementos más destacados a la hora de asegurar la transmisión de nuestra personalidad.

Los motivos que pueden incidir de manera directa en nuestra capacidad para poder sopesar lo relacionado con la eliminación de tatuajes pueden ser muchos. Desde una ruptura sentimental hasta el acceso a nuevo trabajo en la que éstos no estén permitidos.

Por esta razón, a continuación hemos seleccionado algunas de las preguntas más habituales que te ayudarán a tomar la mejor decisión.

¿Se puede borrar cualquier tatuaje?

En torno a la eliminación de tatuajes existe una cuestión a la que le debemos de proporcionar la máxima importancia: ¿es posible la eliminación de tatuajes de manera universal? La respuesta es que sí, pero con algunos matices. Elementos tales como el tipo de tinta utilizada, así como los colores o la dimensión de la pieza como tal es uno de los principales elementos a los que debemos prestar la máxima atención.

Los tatuajes más sencillos de eliminar son aquellos que están realizados únicamente con tinta negra y en los que ésta no se encuentra demasiado compactada. Las tintas de colores resultan algo más complejas de eliminar, especialmente en aquellos casos en los que se encuentran presentes tonos tales como el verde, el amarillo o el rojo.

El dolor en la eliminación de tatuajes

Una de las grandes dudas que surgen en torno a este proceso hace referencia al dolor presente en la eliminación de tatuajes. En el tiempo que dura la aplicación del láser para borrar el tatuaje, la sensación es bastante similar a la que experimentamos en el proceso en el que se llevan a cabo los mismos. Por lo tanto, nos encontramos ante una sensación que puede resultar algo incómoda, pero que es soportable en todo momento.

No obstante, conviene saber que lo relacionado con el dolor es un aspecto lo suficientemente subjetivo como para que cada uno pueda expresarlo a partir de diferentes elementos a los que se encuentren expuestos.

Las marcas resultantes

En el borrado de tatuajes la calidad del láser es fundamental para poder garantizar en todo momento los mejores resultados. En este sentido, conviene tener en cuenta que es habitual que surjan una serie de marcas a la hora de someternos a este tipo de tratamientos.

Tras el proceso del tatuaje es posible que se produzca el enrojecimiento de la piel. Así como la inflamación del área en la que se ha llevado a cabo todo este proceso. No obstante, en la mayoría de los casos este tipo de escenarios suelen desaparecer al cabo de uno de dos días.

¿Qué se debe hacer tras borrar el tatuaje?

Durante los primeros días resulta necesario tener en cuenta que es necesario aplicar una crema antiséptica y antiinflamatoria. Durante un mínimo de dos semanas, además, conviene minimizar al máximo la exposición del sol. Así como a las fuentes de calor a la zona en la que la piel en la que estaba el tatuaje pueda evitar todo tipo de infecciones.

Actividades tales como el ejercicio físico también necesitan ser paralizadas, al menos, durante las dos semanas próximas. Especialmente en aquellos casos en los que el tatuaje se encontrase en una zona de gran sudoración. De este modo, se busca proporcionar a nuestro cuerpo el escenario necesario como para poder garantizar en todo momento las máximas condiciones de higiene. Garantizando en todo momento las máximas condiciones de higiene.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.