Todo lo que debes saber sobre los amortiguadores

Los amortiguadores son muy importantes en tu vehículo, y en muchas ocasiones se suele ignorar el mantenimiento de los mismos. Siempre que desees cambiar amortiguadores lo mejor será que lleves el coche al taller mecánico de Aurgi, para encontrar las mejores opciones y con mecánicos expertos.

Debes tener en cuenta que al ser una parte fundamental del sistema de suspensión estos se comprimen entre 5.000 a 7.000 veces por minuto. Se recomienda estar revisando los amortiguadores por lo menos una vez cada 60.000 kilómetros para asegurarse de que estén en buen estado.

¿Qué funciones tienen los amortiguadores?

Los amortiguadores de un vehículo tienen muchas funciones, dentro de las principales que debes tener en cuenta están:

  • Soportan la carga del vehículo
  • Permiten absorber las irregularidades del terreno para ofrecer confort a los ocupantes del vehículo
  • Ayudan a que se puedan tomar mejor las curvas
  • Son fundamentales para una buena adherencia a las vías
  • Mantienen el vehículo a una altura óptima para que no vaya a quedar muy bajo

Como puedes ver, son muchas las funciones que tienen los amortiguadores, y que influyen directamente en la seguridad de tu vehículo. Si tu vehículo se ve más bajo de lo normal, puede ser porque los amortiguadores ya están en muy mal estado.

¿Cómo saber cuándo cambiar los amortiguadores?

Para que puedas comprobar el estado de los amortiguadores fácilmente en tu casa, debes ejercer presión hacia el suelo en cualquier extremo del coche. Si la carrocería baja y vuelve a su lugar sin pegar rebotes, los amortiguadores estarán en buen estado.

Si el coche rebota, debes tener en cuenta que será mejor cambiar los amortiguadores cuanto antes para evitar daños graves. En caso de que la suspensión de tu coche sea muy dura, lo mejor será que lleves el coche al taller para que allí los mecánicos revisen en estado de los amortiguadores.

Tipos de amortiguadores

Los amortiguadores más usados en los coches son los hidráulicos, y de estos te encontrarás con dos tipos diferentes los cuales son:

  • De doble tubo: estos amortiguadores pueden ser presurizados, que contienen aceite más un gas y ofrecen un mayor rendimiento. O pueden ser no presurizados que cuentan solo con aceite y que son ideales para climas cálidos.
  • Monotubo: estos son más usados en coches deportivos, y están formados por dos cámaras principales, una con aceite y otra con nitrógeno. Son una gran opción para que puedas conseguir un gran rendimiento en tu vehículo.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.